¿Cuáles son los niveles de automatización de la conducción?

¿Qué hace que un vehículo sea autónomo? No es una pregunta sencilla. Si un coche puede conducirse solo en la mayoría de las situaciones, pero se necesita una persona al volante en caso de emergencia, ¿podemos decir que es un vehículo autónomo?

Para abordar este problema, SAE, (una sociedad global de desarrollo de estándares de ingeniería) creó una clasificación de distintos niveles de conducción autónoma. Una escala de seis niveles que se usa para clasificar el nivel de autonomía y que va de 0 a 5. A continuación, vamos a analizar en detalle estos seis niveles de autonomía del vehículo.

Nivel de autonomía del vehículo 0

El nivel más bajo de autonomía del vehículo es el nivel 0. Se podría esperar que un vehículo de nivel 0 no tenga ninguna característica autónoma, pero en realidad tiene varias funciones menores para apoyar o advertir al conductor. Por ejemplo, el frenado automático de emergencia cuando el vehículo detecta que está a punto de chocar, o sensores de proximidad que advierten al conductor de obstáculos al aparcar.

El conductor se encarga de conducir todo el tiempo. El vehículo puede advertir o tomar medidas rápidas en situaciones de emergencia, pero no puede realizar por si solo las funciones diarias de conducción: aceleración, dirección y frenado. Sin el conductor, el vehículo no podría moverse.

Nivel de autonomía del vehículo 1

En el nivel 1, un vehículo tiene funciones que ayudan al conductor con el control de la dirección o con el control de la velocidad (por ejemplo, con la aceleración y el frenado).

Por ejemplo, un vehículo puede tener control del crucero adaptativo. Esto le permite detectar cualquier vehículo delante de él en la carretera y así adaptar su velocidad para mantener una distancia segura. Este sería un vehículo de nivel 1, a no ser, que además tenga otras funciones autónomas que entonces pasaría a ser de nivel 2.

De nuevo, las funciones autónomas ayudan, pero una persona sigue conduciendo el vehículo en todo momento. El control del crucero adaptativo puede facilitar los viajes largos, pero no puede conducir un automóvil por sí solo.

Nivel de autonomía del vehículo 2

En el nivel 2, un vehículo tiene funciones que ayudan al conductor con el control de la dirección o con el control de la velocidad. Por ejemplo, un vehículo de nivel 1 puede tener control del crucero adaptativo. Si a eso se le añade una función de dirección automática que mantiene el automóvil centrado en el carril, entonces pasaría a ser el nivel 2.

En el nivel 2, aún no se puede decir que el vehículo sea capaz de conducirse por sí solo, aunque pueda recorrer cierta distancia sin intervención. Hay situaciones en las que el vehículo no podrá responder apropiadamente, por ejemplo, acercarse a un semáforo. Es responsabilidad del conductor supervisar las funciones automatizadas del vehículo en todo momento. Como conductor debe mantener las manos en el volante, estar atento a su entorno y estar preparado para actuar en cualquier momento.

La línea divisora entre la ayuda del conductor y la conducción automatizada

Los niveles de autonomía definidos por SAE se clasifican en dos conjuntos de tres: de 0 a 2 y de 3 a 5. En los niveles anteriores que hemos analizado, las funciones automatizadas son funciones que ayudan al conductor.

Hasta el nivel 2, el conductor es el responsable del vehículo en todo momento. Debe estar alerta y atento constantemente, mantener las manos en el volante y la vista en la carretera. El vehículo puede ayudar, pero no puede conducirse por sí solo; ese es su trabajo.

A partir del nivel 3; no hace falta conductor. La persona está ahí para ayudar a los sistemas automatizados, no al revés.

En los niveles 0, 1 y 2, el vehículo ayuda al conductor, en lugar de conducirlo él mismo. En los niveles 3, 4 y 5, el vehículo es capaz de conducirse de forma automática.

Nivel de autonomía del vehículo 3

En los niveles anteriores, hay un conductor responsable en todo momento. En algunos casos, un vehículo de nivel 3 puede manejarse por sí solo. Puede dirigir, frenar, acelerar, controlar su entorno y reaccionar ante distintas situaciones. Por ejemplo, puede reconocer cuando un vehículo que se acerca va más lento, en este caso, puede tomar la decisión de adelantarlo y puede realizar la maniobra de adelantamiento él mismo.

Este es el primer nivel en el que como como conductor, puede apartar la vista de la carretera. Sin embargo, un vehículo de nivel 3 solo puede conducirse en situaciones específicas y limitadas. Fuera de esas situaciones, el vehículo le pedirá que se haga cargo, por lo que deberá estar disponible para conducir en todo momento.

SAE, pone como ejemplo, la Tecnología de Chófer de atasco de tráfico (Traffic Jam Chauffeur technology), este puede manejarse en atascos por debajo de una velocidad mínima. Durante el atasco, puede utilizar la tecnología y concentrarse en otras cosas. Pero, cuando haya salido del atasco, se le pedirá que se encargue de nuevo de la conducción.

Nivel de autonomía del vehículo 4

En el nivel de autonomía del vehículo 4, el vehículo puede conducirse por sí solo sin intervenciones más allá de que se le de un destino. Puede encontrar su propia ruta a la vez que conduce, acelera, frena y está atento al tráfico según sea necesario. No podrá hacer esto en todas partes; si lo deja caer en medio del campo no podrá hacer nada. Pero, puede conducirse en áreas que estén mapeadas y monitorizadas, una vez que reciba la información necesaria.

En los niveles anteriores, se necesitaba un conductor responsable en el vehículo, ya fuese para la conducción o para hacerse cargo cuando fuese necesario. En el nivel 4, puede subirse al vehículo y dejar que lo transporte incluso si no tiene licencia de conducir. Es más, no es necesario que haya una persona en el vehículo.

Al no haber conductor hay nuevas posibilidades. Un vehículo de nivel 4, por ejemplo, podría servir como taxi sin conductor, capacitado para transportar personas por un área en particular. Puede viajar desde un final de trayecto hasta el siguiente cliente sin participación humana, y las personas que recoge no necesitan ser capaces de conducir.

Nivel de autonomía del vehículo 5

Ahora son más bien casos especulativos. En el nivel 5, un vehículo es perfectamente autónomo. No necesita conductor, ni estar familiarizado con una zona y puede encontrar su propio camino a través de cualquier terreno. Un vehículo de nivel 5 debe poder manejar cualquier situación que pueda hacer un conductor.

A primera vista, los niveles 4 y 5 pueden parecer muy similares. En ambos casos, el vehículo puede viajar completamente solo; la diferencia es que un vehículo de nivel 4 solo lo puede hacer en condiciones limitadas.

De hecho, existe una gran diferencia entre el nivel 4 y el nivel 5. En el nivel 4, los sistemas autónomos tienen la información necesaria para operar en un área en particular. En el nivel 5, el vehículo debe responder a una situación por sí solo, sin ayuda. Esto hace que la autonomía del vehículo de nivel 5 sea un objetivo más lejano, pero se está trabajando en su desarrollo.

¿Dónde estamos ahora?

Se están desarrollando varios cambios en el campo de la autonomía de los vehículos, algunos se están investigando en nuestro SatCom Lab. La tecnología de nivel 3 ya existe y la tecnología de nivel 4 está en proceso de desarrollo.

Sin embargo, los vehículos autónomos solo se pueden conducir en vías públicas si la ley lo permite y la tecnología se debe probar y demostrar que es segura antes de que se puedan cambiar las regulaciones. Debido a esto hoy en día, en las carreteras del Reino Unido no se verá ningún vehículo por encima del nivel 2.

Es posible que el nivel 2 no parezca tan impresionante, sobre todo si se considera que un vehículo es técnicamente capaz de conducir de forma automática a partir del nivel 3. Sin embargo, el nivel 2 es un logro importante. Es el primer punto en el que un vehículo puede viajar a cualquier distancia sin la participación del conductor más allá de monitorizar la situación.

En el nivel 1, eres responsable de al menos un aspecto crucial y constante de la conducción, por ejemplo, el control de velocidad o la dirección. En el nivel 2, puedes activar las funciones automáticas en situaciones específicas, por ejemplo, viajando por un largo camino. Pero mientras están activas, puedes simplemente sentarte con las manos en el volante y permanecer alerta mientras tu vehículo te lleva.

Tenemos un gran futuro por delante, pero merece la pena admirar por un momento lo lejos que hemos llegado. Ahora, gracias al trabajo de innumerables personas, la verdadera conducción automatizada está a la vuelta de la esquina y estamos desempeñando nuestro papel para lograrlo.

Darwin Innovación es una empresa de I+D centrada en trabajar con vehículos autónomos y comunicaciones, terrestres y por satélite. Tenemos una oficina en España en Málaga TechPark. Si estas interesado en trabajar con nosotros, puedes visitar nuestra página de Empleo.

News tags