La evolución del transporte

En el artículo anterior hablamos un poco sobre nuestro tocayo, Charles Darwin, y su teoría de la evolución. En este post vamos a ver otro tipo de evolución: la evolución del transporte.

La evolución de los seres no vivos

A menudo usamos la palabra “evolución” para referirnos a la forma en que las cosas no vivas han ido cambiando con el tiempo, por ejemplo: la evolución de la medicina, de la arquitectura, o en este caso; del transporte.

Esta ‘evolución’ es diferente de la selección natural, ya que los humanos están conscientemente involucrados. Es más parecida a la crianza selectiva, donde los humanos eligen animales o plantas con cualidades específicas y los crían o cultivan con la esperanza de manifestar esas cualidades en su descendencia.

Sin embargo, es fácil ver de dónde viene la analogía de la evolución. A medida que pasa el tiempo, se desarrollan nuevas técnicas y tecnologías. Si estas demuestran ser más eficientes que las anteriores a la hora de hacer las cosas, pueden generalizarse a medida que más personas las adopten. Si resultan ser un paso hacia abajo, generalmente se abandonarán. De esta manera, los desarrollos positivos sobreviven y el mundo evoluciona.

En Darwin, por supuesto, estamos particularmente interesados ​​en la evolución del transporte.

La decadencia de los carruajes tirados por caballos

Con el tiempo, se adoptan tecnologías más eficientes y las defectuosas se van perdiendo. Por ejemplo, los carruajes tirados por caballos se utilizaron durante miles de años, pero después de su introducción fueron reemplazados rápidamente por vehículos motorizados. La publicación del blog de Microsoft “El día que el caballo perdió su trabajo” habla sobre la rapidez con la que se transformó el transporte:

En 1900, 6000 caballos tiraban de los carros de Nueva York, más que todas las ciudades de Estados Unidos juntas. Pero apenas 17 años después, el trolebús tirado por caballos hizo su último viaje y los tranvías eléctricos tomaron el relevo… En 1890 había 13.800 empresas en Estados Unidos en el negocio de los carruajes tirados por caballos. Y en 1920, solo quedaban 90 de esas empresas.

Por supuesto, un automóvil con motor es más rápido que un carruaje tirado por caballos además también tiene otras ventajas. Los motores no necesitan descansar como los caballos, y no son vulnerables a las epidemias. En 1872, un brote de gripe equina paralizó partes de América del Norte, provocando escasez de alimentos y combustible.

La aparición de los vehículos eléctricos

Ahora estamos viendo la gran aparición de los vehículos eléctricos. Los vehículos eléctricos tienen una historia sorprendentemente larga; Los vehículos eléctricos se construyeron por primera vez en el siglo XIX, y el primer vehículo de carretera en superar los 100 km/h fue el eléctrico La Jamais Contente en 1899. A principios del siglo XX, los vehículos de gasolina ganaron la carrera a los eléctricos. En ese momento, los vehículos eléctricos luchaban por competir en alcance y velocidad.

Desde la invención de la batería de iones de litio en la década de 1980, con su capacidad para viajes más largos y su tamaño y coste relativamente bajos, los vehículos eléctricos se han vuelto más prácticos y atractivos. Sin embargo, durante mucho tiempo, los vehículos eléctricos tuvieron problemas porque la infraestructura para operarlos simplemente no estaba en su lugar: algo que ahora está cambiando. Según gov.uk, la cantidad de dispositivos de carga públicos en el Reino Unido ha aumentado un 700 % en los últimos años, de menos de 4000 en 2015 a más de 28 000 en 2022.

Con el aumento de puntos de carga en el Reino Unido, más del triple del número de estaciones de servicio y siguen aumentando, es más fácil que nunca conducir un vehículo eléctrico, y eso se refleja en sus ventas aceleradas. En 2020, según el artículo de la BBC “Por qué los vehículos eléctricos tomarán el control antes de lo que piensas”, la cantidad de vehículos eléctricos vendidos aumentó en un 43 %, a pesar de que la cantidad total de ventas de vehículos disminuyó durante la pandemia.

Dado que los automóviles eléctricos producen menos emisiones de carbono, el gobierno ha prohibido la venta de automóviles nuevos de gasolina y diésel a partir de 2030, lo que fomenta la evolución de los vehículos del Reino Unido de motores de combustión a motores eléctricos.

Estamos viendo la evolución en acción, a medida que una forma de propulsión crece gradualmente en tamaño e influencia, preparándose para derrocar el statu quo. Vendrán más cambios después de la revolución de los vehículos eléctricos; los coches autónomos ya se están asomando. Estamos emocionados de ser parte de lo que viene a continuación, y esperamos que tú también lo estés.

Darwin Innovación es una empresa con sede en Málaga que proporciona servicios relacionados con vehículos autónomos y comunicaciones terrestres y por satélite. Si estás interesado en trabajar con nosotros, puedes echar un vistazo a nuestra página de empleo. Si quieres saber cómo podemos ayudar a su empresa a utilizar vehículos autónomos, contáctanos.

ENLACES A NOTICIAS